Archivo de la categoría: tartas y postres

Galette des Rois (Roscón de Reyes de Francia)

Galette des Rois (Roscón de Reyes de Francia)

galette-de-rois

Ingredientes:

HOJALDRE: 2 Láminas de hojaldre

CREMA DE ALMENDRAS

100 gr de azúcar

100 gr de mantequilla a temperatura ambiente

1 huevo

100 gr de almendras molidas

20 gr de brandy

OTROS

1huevo batido

25 gr de azúcar glas

1 haba ó sorpresa

Preparación:

1- Precalentar el horno a 210º.

2- Preparar la crema de almendra. Poner en el vaso el azúcar, la mantequilla, el huevo, las almendras y el braandy. Programar 15 seg/ vel 4.

3- Con la espátula bajar los ingredientes hacia el fondo del vaso y volver a mezclar 10 seg/ vel 4. Echar la crema en una manga pastelera y reservar.

4- Cortar 2 círculos de la masa de hojaldre, uno de unos 26 cm y otro de 28 aprox. Colocar el círculo más pequeño en el centro de una bandeja de horno, forrado con papel de hornear.

5- Con la manga distribuye la crema de almendra en el centro del círculo, dejando libre un borde de unos 5 cm, pincelar con el huevo batido el borde de la masa y cubrir con el otro círculo, presionar con los dedos para que quede bien sellado.

Pintar con el huevo toda la superficie . Con un cuchillo hacer cortes oblicuos en el perímetro de la masa y con la parte roma del cuchillo hacer dibujos decorativos en la superficie de la masa.

6- Hornear durante 30 min. Espolvorear con azúcar glas y volver a introducir en el horno con el grill hasta que esté dorada y brillante.

Un roscón de reyes diferente: De hojaldre

Roscón de Reyes de hojaldre. En sólo 30 minutos.

ddd

PREPARACIÓN

Para hacer el roscón de hojaldre – Opción 1

Esta opción, lleva un poco más de manipulación, pero mínima, y tienes que controlar  los tiempos de horno, para que quede perfectamente horneada la base del roscón.

1.- Precalienta el horno a 180º C.
2.- Coloca las dos planchas de hojaldre, a lo largo, una a continuación de la otra. Con los dedos, intenta unir las dos masas por el extremo, apretando un poquito.
3.- Espolvorea toda la superficie con los 30 g de azúcar, y enróllala, dándole forma de cilindro alargado.
4.- Une el principio y el fin formando una rosca.
5.- Pinta el Roscón con huevo batido, y decora con las almendras fileteadas.
6.- Hornea a 200º C, durante 25 minutos. Los primeros 10 minutos, con el horno sólo en la posición abajo. Los siguientes 15 minutos con el horno en posición arriba y abajo. Comprueba cómo va cuando lleve 20 minutos, y, si ves que está muy tostado, tápalo con un papel de aluminio por encima.
7.- Cuando el Roscón esté frío, y si lo quieres rellenar, ábrelo por la mitad con la ayuda de un cuchillo de sierra.
8.- Envuelve en papel film la figurita de cerámica y el haba y colócalos en dos sitios distintos de la base del Roscón y cubre con el relleno.
9.- Rellénalo, con la ayuda de una manga pastelera con boquilla grande rizada, con la crema que más te guste.

10.- Para la presentación final, coloca el Roscón en un plato bonito, y añádele por encima azúcar glas. Para ello, pon un poco de azúcar glas en un colador y deja caer por encima del roscón, como si fuera nieve.
11.- Pon, en el centro del Roscón, la corona.

Para hacer el roscón de hojaldre – Opción 2

Esta opción es la más sencilla, porque sólo debes recortar el interior de las 2 láminas de hojaldre redondas y hornear por separado.

1.- Precalienta el horno a 180º C.
2.- Con ayuda de un plato, colocado encima de la plancha de hojaldre redonda, a modo de plantilla, corta un círculo interior y guárdatelo para otra receta. Debes dejar la plancha de hojaldre con la forma de un anillo. Haz lo mismo con las dos planchas de hojaldre.

3.- A uno de los dos anillos de hojaldre, espolvoréale toda la superficie con los 30 g de azúcar.

4.- El otro de los dos anillos de hojaldre, píntalo con huevo batido, y decora con las almendras fileteadas.

5.- Hornea cada anillo por separado, con el horno a 200º C, durante 15 minutos en posición arriba y abajo. Comprueba cómo va cuando lleves 10 minutos, y, si ves que está muy tostado, tápalo con un papel de aluminio por encima.

6.- Envuelve en papel film la figurita de cerámica y el haba y, cuando estén fríos los anillos de hojaldre ya horneados, coloca al que le has añadido azúcar abajo y, sobre él, en dos sitios distintos pon la figurita y el haba y cubre con el relleno, con la ayuda de una manga pastelera con boquilla grande rizada, con la crema que más te guste.  Coloca encima de la crema el anillo de hojaldre que has pintado con huevo y le has añadido las almendras fileteadas.

7.- Coloca el Roscón en un plato bonito, y añádele por encima azúcar glas. Para ello, pon un poco de azúcar glas en un colador y deja caer por encima del roscón, como si fuera nieve.

8.- Pon, en el centro del Roscón, la corona.

Preparación del relleno
Para preparar la nata de forma tradicional
1.- Monta los 500 ml de nata junto con los 70 g de azúcar glas con una batidora de varillas.

2.- Prepara una manga pastelera grande y ponle una boquilla grande rizada. Mete la nata azucarada montada dentro de la manga y reserva en el frigorífico hasta que la vayas a utilizar.

Para preparar la trufa de forma tradicional
1.- Monta la nata junto con los 70 g de azúcar glas con una batidora de varillas.

2.- Añádele los 30 g de cacao y los 30 g de virutas de chocolate y mezcla con una espátula con movimientos envolventes, así haremos la trufa con sorpresa de chocolate. Mete la trufa montada dentro de la manga y reserva en el frigorífico hasta que la vayas a utilizar.

Para montar la nata y la trufa con thermomix

1.- Pon la mariposa en las cuchillas y monta los 500 ml de nata junto con los 70 g deazúcar glas, en velocidad 3 y medio, sin programar tiempo, notarás como cambia el sonido cuando ya esté montada.
2.- Si quieres hacer trufa, añádele los 30 g de cacao y los 30 g de virutas de chocolate y mezcla con una espátula con movimientos envolventes, así haremos la trufa con sorpresa de chocolate.
Yo he rellenado mi Roscón de Reyes de hojaldre con nata. Pero tú puedes elegir el relleno que más te guste: trufa, cabello de ángel, dulce de boniato, crema de turrón, crema pastelera, crema de limón, y si lo quieres hacer un poco exótico, lo puedes rellenar de mousse de maracuyá

Origen e Historia del Roscón de Reyes

Las “Saturnales”, origen del roscón de reyes e historia.

 

No es la primera ni seguramente la última vez que una fiesta pagana termina convirtiéndose en una festividad religiosa. Así comienza la historia del roscón de reyes, que nada tiene que ver con los reyes magos y el nacimiento de Jesús.

Se cuenta que fue allá por el siglo II A.C., cuando a mediados de diciembre, tras la finalización de los trabajos en el campo y a lo largo de una semana, se celebraban las conocidas como “las Saturnales”, en claro homenaje a Saturno, dios de la agricultura y las cosechas. Era un periodo de fiesta y jolgorio, en el que a los esclavos se les daban unos “días libres”.

ccc

Fiestas saturnales romanas

Entre las comidas que se preparaban estaban unas tortas a base de miel en la que se introducían frutos secos, dátiles e higos. Esta torta se convirtió en uno de los postres más populares durante la celebración de la “fiesta de los esclavos”.

Se calcula que fue en el siglo III d.C. cuando se introdujo la conocida haba, ya que ésta se consideraba un símbolo próspero y de fertilidad, por lo que a aquel que se encontraba en su porción de torta con esta legumbre se le auguraba prosperidad durante el resto de año.

Tras finalizar la persecución a los cristianos e imponerse esta religión como la oficial en el Imperio Romano, las celebraciones paganas (entre ellas las Saturnales) fueron desapareciendo, pero no así algunas costumbres como la de la torta que contenía un haba y que con los años había ido adquiriendo la forma de roscón.

Son los aristócratas y realeza franceses los que realmente le dieron tradición e importancia y quizás sean los que hicieron que adquiriese la popularidad mantenida hasta nuestros días.

Las familias se reunían para comerlo y ver quién era el afortunado al que le salía tal preciada legumbre, comenzando a ser conocida tal celebración como “el Rey del Haba” (le Roi de la fave).

Algunos dicen que el gran promotor del dulce fue la corte del rey francés Luis XV. Cuenta la historia, que el cocinero de la Corte, de origen eslavo, quiso regalar al Monarca el día de la Epifanía un roscón tradicional de su tierra, y con ganas de agradar y hay que suponer que algo de peloteo, el personal de servicio colocó un regalo muy especial: un medallón de diamantes. Luis XV quedó prendado del invento y se dedicó a propagarlo colocando una moneda en su interior como sorpresa. Así, mientras la tradición se iba perdiendo en Europa del Este, el resto de la aristocracia europea fue seducida por su sabor único; y a lo largo del siglo XVIII llegó a España y sus colonias, sobre todo México.

En España, Felipe V trajo la modalidad de introducir la moneda como premio (que con los años se cambió por una figurita de cerámica) a la vez que el haba se había convertido en un símbolo negativo.

A mediados del siglo XIX, se escoge la fecha del día de Reyes para comer el roscón, y ya sabes lo que pasa hoy… al que le toca la figurita se corona como el “rey de la fiesta”, y al que le sale el haba debe pagar el postre, a la vez de ser nombrado por todos como el“tonto del haba” (origen del famoso insulto “tontolaba”).

Sorbete de mandarina y menta

IMG-20130522-WA0020

(da 4 a 6 raciones)
(este sorbete no es muy dulce, por lo cual se puede servir como refrigerio con la comida o como un postre ligero)
¾ taza de azúcar, o al gusto
1 taza de agua
2 cucharadas de sirope
½ taza de menta fresca, picadita, mas 2 cucharadas para adornar
5 tiritas de cáscara de mandarina
3 tazas de jugo fresco de mandarina
3 a 4 cucharadas de jugo fresco de limón, o al gusto
1. Mezcle el azúcar, el agua y el sirope en una sartén y hiérvalo a fuego intenso hasta que tenga apariencia transparente, aproximadamente 2 o 3 minutos. Añada la ½ taza de hojas de menta y la cáscara de mandarina, tape la sartén y hierva a fuego lento durante 15 minutos para obtener una infusión. Cuele la mezcla, viértala en un recipiente y déjela refrescar.
2. Añada, mientras revuelve, los jugos de mandarina y de limón. Dele el punto añadiendo jugo de limón o azúcar, al gusto.
3. Congele la mezcla en una heladera, según las instrucciones del fabricante.