TIMBAL DE ATÚN CON CALABACÍN

IMG_0611

Ingredientes (4 personas):

1 calabacín, lavado, cortado en láminas finas

4 latas de atún en aceite de oliva (80 grs.), escurridas

200 grs. queso en crema

2 cebolletas, cortadas en aritos

Un manojo de perejil, picado

Sal y pimienta

Preparación:

Mezclar con un tenedor el atún con el queso. Agregar las cebolletas y el perejil. Salpimentar.

Forrar 4 vasitos o aros (aprox. 7 cm. de diámetro) con las tiras de calabacín y repartir la crema de atún en el interior. Tapar con film transparente y reservar en la nevera mínimo una hora (puede ser el día anterior).

Desmoldar y servir con rebanadas de pan tostado.

Sugerencias: utilizar el exterior del calabacín (que no se utiliza) para decorar el timbal.

PATÉ DE SALMÓN Y PEPINILLOS

SONY DSC

Ingredientes:

250 g de salmón fresco

200 ml de nata ligera para cocinar 18% M.G.

Pepinillos en vinagre

1 cebolla pequeña

Sal

Preparación:

Paso 1: Cocemos el salmón en una cazuela con agua y un poco de sal, durante unos 10 minutos. Lo suficiente para que el salmón quede bien hecho. Retiramos, dejamos enfriar y limpiamos. Apartamos posibles espinas y restos de piel.

En un vaso de batidora, añadimos la cebolla bien picada, los pepinillos,la nata para cocinar y una pizca de sal. En este caso, he utilizado pepinillos pequeños, un puñado, como seis o siete, creo que son suficientes. Todo depende del gusto que le queráis dar, más o menos avinagrado.

Batimos todo con la batidora. Procurando que quede un crema compacta y sin grumos.

Paso 2: Atención, un consejo. De esta manera ya tendríais un paté para consumir en el momento, aunque un poco ligero, está riquísimo. Pero si queremos un paté consistente como los que podríais comprar en cualquier supermercado. Debemos cocer al baño María.

Añadimos el paté en el recipiente elegido, preferiblemente uno de cristal, que luego podremos utilizar para presentarlo en la mesa. Introducimos este en el horno caliente, lo colocamos dentro de otro recipiente con agua caliente, y horneamos a unos 180º durante 30 minutos. Pasado este tiempo comprobamos si el paté está listo. Si el paté se mueve como si fuera un flan, perfecto. Dejamos enfriar unas horas. Siempre es preferible prepararlo de un día para otro.