1 Diciembre: DÍA DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

2012-12-01-Día SIDA 012014-12-01-Día SIDA 012014-12-01-Día SIDA 022014-12-01-Día SIDA 032014-12-01-Día SIDA 04

VÍDEOS Y CAMPAÑAS SOBRE EL SIDA

Campañas publicitarias

Documentales

Películas

  1. CAMPAÑAS PUBLICITARIAS

 

Una Generación Libre del SIDA: La Campaña Mundial de UNICEF

La campaña de UNICEF « Unidos por la infancia, unidos contra el SIDA » ha producido un video que cuenta nuestra visión hacia una generación libre del SIDA. La fase II de nuestra campaña, que se desarrolla desde 2011 hasta 2015, se enfoca mayormente en la prevención de nuevas infecciones entre niños y jóvenes. Este corto video muestra los enfoques más estratégicos y eficaces para eliminar las nuevas infecciones entre los niños y mantener a sus madres vivas.

https://www.youtube.com/watch?v=bSVEpj75N3k

Campaña prevención VIH SIDA 2009. Ministro de Salud Chile lanzó Campaña Nacional de Prevención del VIH/SIDA 2009

https://www.youtube.com/watch?v=IK1aIH3Tivc

Campaña francesa contra el SIDA | 2005

https://www.youtube.com/watch?v=50DWSWNZUHE

Campaña contra el SIDA

https://www.youtube.com/watch?v=3OoN-t5GMy4

FAMAILLA – CAMPAÑA CONTRA EL SIDA I – TENE CUIDADO!!!!

https://www.youtube.com/watch?v=PJ39n993keM

Prevención del SIDA – Nominado Mejor Campaña Social. Nominado al Premio Dolly 2007 a Mejor Campaña Social de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima.

https://www.youtube.com/watch?v=PFYbtuOLRCw

FC Barcelona – Campaña contra el SIDA

El osito Dubu, la mascota de la campaña conjunta de Unicef y la Fundación del FC Barcelona que lucha contra el SIDA, es el protagonista de este anuncio de sensibilización.

https://www.youtube.com/watch?v=SkQa7itfIRo

Campaña alemana contra el Sida

https://www.youtube.com/watch?v=krYdvOs3nkU

CAMPAÑA CONTRA VIH SIDA GOBIERNO ESPAÑA

http://www.preservativoentubolsillo.es/

El VIH es una amenaza para todos. Por eso, sea como sea
el hombre que te guste toma precauciones. Protégete y protégelo.

https://www.youtube.com/watch?v=LXVLWt0OkHw

Campaña anti sida. 1 de diciembre. Un anuncio de la Fundación anti sida España muy bien hecho.

https://www.youtube.com/watch?v=EwyBsT1IywU

  1. DOCUMENTALES

COGAM: Día Mundial del Sida 2011. Informe Semanal con Kike Poveda. Informa Semanal entrevista, entre otros, a Kike Poveda con motivo del Día Mundial del Sida. Kike Poveda es coordinador del grupo de Apoyo Emocional de COGAM y una de las caras más visibles de las personas LGTB que viven con VIH en España. También aparece en el reportaje Toni Poveda, actual presidente de la FELGTB (Federación Estatal de Lesbianas,Gays, Transexuales y Bisexuales).

https://www.youtube.com/watch?v=oBtJuaUGUyc

Que es el SIDA???. Documental sobre el sida…

https://www.youtube.com/watch?v=ypOeDJGyl4Y

EL SIDA – TODO SOBRE EL SIDA : DOCUMENTAL COMPLETO

https://www.youtube.com/watch?v=YuU15mJPgus

Documental Sobre El -SIDA (VIH). En Español. Este Video Es para todas Las Personas Del Mundo Para Que Reflexionemos y Veamos Lo Que Pasa En Realidad Sobre Esta Enfermedad Como Es El SIDA…Utlicimos El Metodo Apropiado Como Es El Preservativo Para Evitar Contagios…. Música “Un Angel Llora”, de Annette Moreno (Google Play • iTunes • eMusic)

https://www.youtube.com/watch?v=ViJJQjCpep8

  • PELÍCULAS

Dallas Buyers Club, de Jean-Marc Vallée (2013)

En Dallas, en el año de 1985, el electricista Ron Woodroof fue diagnosticado con VIH-Sida a causa de sexo sin protección y los médicos le pronostican 30 días de vida, por lo que decide traficar con medicamentos ilegales en Estados Unidos para sobrevivir.

Philadelphia, de Jonathan Demme (1993)

Andy Beckett, un joven abogado fue despedido de su trabajo por estar enfermo de Sida, por lo que contrata a un defensor que se enfrenta a sus prejuicios sobre las personas homosexuales y seropositvas.

I love you Phillips Morris, de Glenn Ficarra y John Requa (2009)

Steven, un policía encarcelado, sale del closét y se enamora de su compañero de celda, Phillips, quien poco tiempo después sale de prisión. Con tal de reencontrarse con Phillips, Steven se hace pasar por un enfermo de VIH.

Yesterday, de Darrell Roodt  (2004)

Yesterday, una mujer sudafricana, decae al momento de enterarse que tiene Sida, a partir de ahí su única preocupación es sacar a adelante a su hija de siete años.

Rent, de Chris Columbus (2005)

Un grupo de jóvenes de East Village, Nueva York, luchan por la vida, el amor y en contra del Sida, desde la perspectiva social y cultural norteamericana.

Menú para una buena bacanal

Hoy reunimos en un comentario dos temas que me apasionan: los romanos y la comida. Los primeros se han ganado su lugar en la historia por cortesía del gran poder político y militar alcanzado y por el legado cultural del que el mundo aún disfruta. Añado la comida porque siempre es una buena receta para reunir a los lectores, y porque aquel pueblo de la antigüedad dedicó muchos de sus esfuerzos y recursos para lograr que su gastronomía nos haya llegado de la mano de una de sus más famosas celebraciones, las bacanales.

Bacanal

Entendamos por “Bacanalia” las fiestas dedicadas al dios Baco en las que se comía y bebía sin medida en la antigua Roma y que tenían su origen en las “Dionisiacas” griegas. Vaya por delante que en este artículo me limitaré al ámbito de la comida y dejaremos las también célebres prácticas de “entretenimiento” de las que los romanos solían disfrutar después de un buen banquete.

Las primeras bacanales tuvieron lugar alrededor del año 200 a.C. y estaban limitadas a las mujeres, que celebraban sus fiestas entre el 16 y el 17 de marzo de cada año en la arboleda de Simila, cercana al Monte Aventino. Poco a poco permitieron la participación de los hombres y se aumentó su asiduidad, llegando a hasta cinco juergas por mes. El problema fue que en dichas funciones, además de ser fuente de incontables escándalos, sus participantes aprovechaban para tramar conspiraciones en contra del gobierno y oficiales del estado, por lo que fueron prohibidas en el año 186 a.C. No me costará mucho convenceros que a aquellos ancestros de los italianos los costó mucho desobedecer la ley, y siguieron organizando bacanales hasta bien entrado el imperio. Ahora bien, olvidémonos de políticas y pasemos al tema del menú.

Como bien sabrán la mayoría de los lectores, muchos de los ingredientes que actualmente conforman el recetario europeo no Apiciusse conocían hace dos mil años y tuvieron que esperar a que el signore Colón nos las trajera de América, pero eso no evitaba que los romanos contaran con una amplia variedad de plantas y animales traídos de todos los confines del imperio para elaborar sus platos en mezclas, de lo más exótico para la mayoría de nosotros. En un libro que conservo desde la infancia, aparece un menú del famoso libro de recetas de Marcus Gavius Apicius que, aunque seguramente escrito en el siglo IV o V, refleja verazmente la cultura gastronómica de todas las épocas romanas:

Aperitivos

Medusas y huevos

Ubres de cerda rellenas de erizos de mar salados

Cazuela de sesos cocidos con leche y huevos

Hongos de árbol hervidos, en salsa de grasa de pescado y pimienta

Erizos de mar con especias, miel, aceite y salsa de huevos.

Servicio Principal

Corzo asado con salsa de cebolla, ruda, dátiles de Jericó, pasas, aceite y miel

Avestruz hervida con salsa dulce

Tórtola hervida en sus plumas

Loro asado

Marmota rellena de cerdo y piñones

Jamón hervido con higos y laurel, frotado con miel y asado en masa de harina

Flamenco hervido con dátiles

Postre

Fricasé de rosas con masa para pasteles

Dátiles deshuesados rellenos de nueces y piñones, fritos en miel

Pasteles calientes africanos de vino, con miel.

Extravagante, diréis algunos, asqueroso, otros.  A mí me llama la atención la ausencia del aceite de oliva…

Si os fijáis bien, en uno de los aperitivos podemos leer que se utiliza “salsa de grasa de pescado y pimienta”. Esta era la conocida Garum, que por sus ingredientes y particular método de elaboración merece un apartado. El origen del nombre de este condimento está en el pez garo, o garón, ya conocido y consumido por los griegos.

Se mezclaban los intestinos y los restos viscerales de este y otros garumpeces como el atún, el esturión y la morena, y se dejaban en una vasija de barro a fermentar, de preferencia en un lugar cálido, para propiciar aún más su descomposición. Pasadas un par de semanas, la pasta remanente estaba lista y se mezclaba con agua, vinagre, pimienta, sangre y aceite, entre otros, y se añadía a los platillos más suculentos para darle un toque salado. Todo un Delicatessen.

Probablemente para quitarse el sabor tan peculiar del Garum,  aunque no necesariamente, en las mesas romanas no faltaba el vino, normalmente rebajado con agua y endulzado con miel, pero que bebían en tal cantidad que la sobremesa se animaba entre músicos y bailarinas hasta terminar en prácticas que, como decía anteriormente, me abstengo de listar en público.

Como veis, los romanos se lo pasaban bien, al menos los ricos pues el pueblo llano difícilmente tenía acceso a tan codiciados ingredientes y tenían que conformarse con alimentos más prosaicos como el pan, el queso, pescado y alguna que otra verdura, más o menos lo mismo que sucede en nuestra sociedad. Para sus descendientes modernos, puede que los menús de las bacanales nos parezcan extraños y muy alejados de los manjares del siglo XXI, pero no quita que algún lector se anime a preparar alguna de estas deliciosas y bien documentadas recetas. Si lo hace, que no se olvide de invitarme.

Magret de pato con salsa roja de granadas

TVE. Sergio Fernández

1112

  • 1 magret de pato
  • 3 lonchas jamón serrano
  • 100 g frutos rojos
  • 1 vaso vino rosado
  • 1 cebolla morada
  • 10 g azúcar
  • 2 granadas
  • 2 manzanas
  • Aceite, sal
  • Pimienta molida
  • Canela
  1. Haz incisiones en la parte grasa del maigret y dóralo en la plancha por ambos lados, junto a las lonchas de jamón.
  2. Rehoga la cebolla morada. Una vez pochada, añade el azúcar, deja caramelizar e incorpora las frambuesas.
  3. Cuando empiecen a ablandarse, riega con vino, deja reducir, cuela y mezcla con la granada.
  4. Trocea la manzana en dados menudos y saltea con aceite y canela.
  5. Corta el magret en lonchas y sírvelas alternando una de pato y otra de jamón a la plancha.
  6. Acompaña el plato con la guarnición de manzana y salsea.

Habas a la menta con huevitos escalfados

TVE. Sergio Fernández

111

  • 16 huevos de codorniz
  • 10 gambas
  • 600 g de habas
  • 1 cebolleta
  • 40 g de jamón
  • 3 dientes de ajo
  • ½ vaso de vino blanco
  • 1 vaso de leche
  • 4 chalotas
  • Harina
  • Aceite, sal, pimienta molida
  • Menta fresca, mantequilla
  • Menta seca
  1. Sofríe en mantequilla las chalotas picadas con las cabezas de las gambas. Cuando estén tiernas, espolvorea una pizca de harina, pimienta, riega con la leche y deja reducir. Cuela la salsa y reserva.
  2. Sofríe el ajo con el jamón cortado en dados pequeños y la cebolleta. Añade la parte verde picada muy finamente, las habas, unas hojas de menta fresca y rehoga.
  3. Cuando esté tierno, añade las gambas, el vino blanco y mantén al fuego hasta que se evapore el alcohol.
  4. Casca los huevos de codorniz sobre vinagre y sumérgelos en agua a punto de hervir con un toque de sal.
  5. Con ayuda de un molde sirve una base del sofrito de habas y gambas, coloca encima tres o cuatro huevos por plato y decora finalmente con la salsa.

El Día de Acción de Gracias: Historia y menús

origen-del-dia-de-accion-de-gracias 1082270620

El ‘Día de Acción de Gracias’ (Thanksgiving day) es una de las tradiciones más populares de cuantas son celebradas por los norteamericanos. La típica estampa de la familia reunida alrededor de un enorme pavo y una mesa llena de apetitosas viandas es muy común verla en infinidad de fotografías, films y series.

El motivo de esta celebración es el de dar gracias por todo lo recibido a lo largo del último año (salud, trabajo, bienestar, amor…) y, normalmente, el destinatario de esos agradecimientos suele ser la figura de Dios (aunque cada vez hay más personas que no profesan religión alguna y que siguen celebrando esa jornada tan especial).

accion-de-gracias5

Desde 1941 se celebra cada cuarto jueves de noviembre, pero hasta entonces se había realizado desde sus inicios el último jueves en lugar del cuarto. El motivo del cambio fue a raíz de la petición realizada por Fred Lazarus Jr. (por aquel entonces máximo responsable de los grandes almacenes Macy’s) quien convenció al mismísimo presidente Franklin Delano Roosevelt para que adelantase una semana en el calendario la celebración del Día de Acción de Gracias y así disponer de más días de venta de productos y regalos navideños, debido a que al día siguiente (conocido como ‘Black Friday’viernes negro) comienzan las rebajas y con ellas la campaña de Navidad.

Pero el Día de Acción de Gracias no es una celebración moderna, ya que hay constancia de que empezó a celebrarse durante el primer cuarto del siglo XVII. La mayoría de los historiadores apuntan al año 1621 y localizan a quienes iniciaron esta tradición en la Colonia de Plymouth (que hoy en día forma parte del estado de Massachusetts).

Según explican crónicas de la época, un grupo de colonos (muy posiblemente de procedencia holandesa; aunque algunos historiadores indican que eran británicos protestantes, pertenecientes al puritanismo y que habían sido expulsados de Inglaterra) llegaron hasta aquel lugar en los inicios del frío invierno de 1620. Iban desprovistos de lo más esencial y a las pocas semanas comenzaron a escasear sus alimentos, algo que provocó que muchos de ellos enfermasen y comenzasen a fallecer. Entrados en la primavera de 1621, un grupo de indios nativos fue al encuentro de los nuevos colonos, mostrándose afables y prestándoles todo tipo de ayuda y enseñanzas para que labrasen sus campos, de cara a cultivar sus propios alimentos. También les enseñaron a pescar y cazar, por lo que los nuevos residentes de la Colonia de Plymouth obtuvieron unos excelentes resultados, pudiendo tener buenas siembras.

En agradecimiento a los indígenas les ofrecieron una celebración donde compartieron sus alimentos. Año tras año se tomó la costumbre de reunirse todas las familias de la colonia y dar gracias por todo lo conseguido en los anteriores doce meses. Ese acto es el que (según la mayoría de expertos) se señala como el inicio de la tradicional celebración del Día de Acción de Gracias.

Como es de imaginar, poco a poco fue extendiéndose la costumbre entre otros colonos, llegando a abarcar la totalidad del territorio norteamericano y convirtiéndose en algo tan popular y arraigado que, en 1863, el presidente Abraham Lincoln proclamó oficialmente el último jueves de noviembre como día de fiesta nacional, con el fin de que todas las familias pudiesen reunirse y celebrar el Día de Acción de Gracias.

Este día se ha convertido en una de las fechas más especiales y preferidas por la mayoría de familias norteamericanas. También cabe destacar los múltiples actos que se celebran a lo largo del día en multitud de poblaciones, entre ellos el gran desfile que organiza los grandes almacenes Macy’s.

ThanksgivingCena-de-Acción-de-Gracias-Hotel-Villa-Morra-Suites 191112ddf4e36e6med Rubaiyat-Acción-de-Gracias-3-comerconlila

El menú típico de Acción de Gracias es un auténtico festival de comida, pero no siempre fue así. La característica que sí se mantiene hoy respecto a sus primeros años es que se trata de platos donde priman los productos estacionales de temporada, especialmente aquellos relacionados con las cosechas de final del verano y de otoño. Así, se agradece con la cena la abundancia de productos conseguida tras el trabajo de la tierra.

Apenas hay menciones en las fuentes históricas que nos indiquen en qué consistían los festivales de la cosecha durante los primeros siglos. Tenemos que saltar hasta el siglo XIX para rastrear la evolución del clásico menú de Acción de Gracias, con una referencia en particular: Sarah Josepha Hale, escritora autora de poemas y novelista nacida en 1788.

Como bien cuenta la historiadora Tori Avey, esta mujer es conocida como “La Madre de Acción de Gracias”. Al quedarse viuda y con cinco hijos a su cargo, comenzó a trabajar como escritora, publicando su primera novela Northwood: A Tale of New England en 1827. En dicha obra analiza las diferencias de modos de vida entre el norte y el sur estadounidenses, dedicando todo un capítulo a la cena de Acción de Gracias de una familia en New Hampshire, nombrando platos ya típicos como el pavo asado.

Gracias a su éxito empezó a trabajar como editora para la publicación Godey’s Lady’s Book, una influente revista dirigida a mujeres. En sus páginas comenzó a hacer campaña por promover la celebración de Acción de Gracias en toda la nación, convencida de que una fiesta de este tipo lograra vencer las diferencias entre el norte y el sur el país, al borde de la Guerra de Secesión. Finalmente, en 1863 el presidente Licoln proclamó la festividad nacional fijándola el último jueves de cada mes de noviembre.

Sarah Josepha Hale además difundió una visión idílica de lo que supuestamente fue aquella primera “cena” de Acción de Gracias entre los peregrinos y los nativos americanos, contribuyendo a dar a la celebración un aura de cierto romanticismo ingenuo. Además, publicó un libro de cocina y compartió muchas recetas que forman parte del recetario tradicional estadounidense hoy en día.

A pesar de que no se sabe con exactitud qué se comió en las primeras celebraciones, sí se han conservado documentos que mencionan diferentes menús y platos consumidos a lo largo de su historia. Los vegetales de temporada y el pavo parecen no suelen faltar, pero también se preparaban recetas con pescado y marisco, productos que están casi totalmente desechados hoy en día.

El festín en la actualidad

El núcleo central es, sin duda, el famoso pavo asado. A pesar de ser un ave autóctona de América, lo más probable es que los primeros colonos ya estuvieran habituados a su consumo por aquel entonces. Los españoles habían extendido la cría y consumo de carne de pavo a partir de las primeras colonias del sur y centro del continente, llegando a establecerse en Europa como una comida especial.

El pavo suele ser de grandes proporciones para alimentar a las numerosas familias, y su preparación es casi un ritual que requiere de largas horas en el horno y un sazonado adecuado para conseguir una carne jugosa. El stuffing, relleno, puede incorporarse al propio pavo y/o servirse aparte como guarnición, y suele consistir en una mezcla de pan, hierbas, y a veces carne picada. Tampoco puede faltar la salsa de arándanos, elaborada con la variedad roja, cranberries, y gravy, la salsa elaborada con los jugos del pavo.

El menú lo completa toda una serie de platos de acompañamiento o guarniciones que suelen dar protagonismo a los vegetales de temporada. Las judías verdes, calabaza y boniato son casi imprescindibles, además el puré de patatas que se toma con gravy. Otros platos habituales son las zanahorias y nabo braseados, coles de bruselas, gratinados de distinto tipo, maíz, ensaladas, etc. Todo habitualmente acompañado de panecillos y pan de maíz.

Como colofón al festín, no pueden faltar los postres, donde sin duda triunfan las tartas estilo pie. Calabaza, batata, nueces pacanas, chocolate y manzana son las más típicas, con sus diferentes variaciones. Debido a la gran cantidad de platos diferentes, no es raro que la cena comience a servirse a primera hora de la tarde o incluso antes. Se suele comenzar con el acto de dar gracias, y lo habitual, y casi tradicional, es que haya una gran cantidad de sobras para reutilizar los días siguientes. Si sois seguidores de la serie Friends, seguro que recordáis un incidente con un bocadillo de pavo.

MENU:

Pavo relleno al horno, cebollas a la crema, pastel de calabaza, salsa de arándano, calabaza de castilla, camotes, budín de ciruela, pastel de nuez picada, jugo de arándano, leche, café.

Pavo. Fue escogido por los inmigrantes ingleses para celebrar su primera cena de Acción de Gracias por la primera cosecha en su nueva tierra de libertad. Desde es primer día hasta la fecha, el pavo es un elemento esencial en esta celebración.

Maíz. El uso del maíz representa la supervivencia de las colonias. El cultivo del maíz fue muy importante para los Peregrinos y los nativos indígenas. Era el plato principal y se consumía en toda comida. Había muchas variedades de maíz: blanco, azul, amarillo y rojo.

Alguna cantidad de maíz se secaba para preservarlo y guardarlo como alimento para los meses de invierno. El maíz siempre se trillaba para hacer harina de maíz, la cual se podía usar para hacer pan, pudín, jarabe, o se podía mezclar con frijoles para preparar succotash (cocción de granos enteros de maíz).

Los Peregrinos no conocían el maíz antes de conocer a los indios. Los indios les dieron a los Peregrinos semillas y les enseñaron como cultivarlo. Actualmente los Estados Unidos de América cultivan más hectáreas de maíz que cualquier otro grano.

Calabaza. La calabaza es un alimento originario de América que alimentó a los nativos del territorio americano durante más de cinco mil años. También complementó la nutrición de los primeros colonos, quienes incorporaron este vegetal como un importante elemento de su dieta.

La mayoría de las calabazas de invierno se cosechan cuando están maduras, o sea, cuando la cáscara está dura y no se puede comer. Debido a la protección de la cáscara, estas calabazas pueden cosecharse en el otoño y guardarse por varios meses durante el invierno en un lugar fresco y seco. Muchas de las calabazas se encuentran disponibles durante todo el año aunque la época de mayor disponibilidad es durante el fin del verano, otoño e invierno, volviéndose más escasas en la primavera.

La salsa de Cranberry. Se sirvió en el primer Día de Acción de Gracias y se sigue sirviendo hoy en día. El cranberry es una baya ácida/agria, proveniente del continente norteamericano. Los colonizadores lo encontraron en forma silvestre a través de todo el noreste de los E.U. además de la zona centronorte, cuando se expandieron hacia el oeste.

Originalmente le llamaban “craneberry”, debido a la forma de la flor que era similar a la cabeza y cuello de una garza (crane), o porque frecuentemente observaban a las garzas comiendo esta fruta. Eventualmente se perdió la “e”, resultando en el nombre de cranberry.

TIMBAL DE ATÚN CON CALABACÍN

IMG_0611

Ingredientes (4 personas):

1 calabacín, lavado, cortado en láminas finas

4 latas de atún en aceite de oliva (80 grs.), escurridas

200 grs. queso en crema

2 cebolletas, cortadas en aritos

Un manojo de perejil, picado

Sal y pimienta

Preparación:

Mezclar con un tenedor el atún con el queso. Agregar las cebolletas y el perejil. Salpimentar.

Forrar 4 vasitos o aros (aprox. 7 cm. de diámetro) con las tiras de calabacín y repartir la crema de atún en el interior. Tapar con film transparente y reservar en la nevera mínimo una hora (puede ser el día anterior).

Desmoldar y servir con rebanadas de pan tostado.

Sugerencias: utilizar el exterior del calabacín (que no se utiliza) para decorar el timbal.

PATÉ DE SALMÓN Y PEPINILLOS

SONY DSC

Ingredientes:

250 g de salmón fresco

200 ml de nata ligera para cocinar 18% M.G.

Pepinillos en vinagre

1 cebolla pequeña

Sal

Preparación:

Paso 1: Cocemos el salmón en una cazuela con agua y un poco de sal, durante unos 10 minutos. Lo suficiente para que el salmón quede bien hecho. Retiramos, dejamos enfriar y limpiamos. Apartamos posibles espinas y restos de piel.

En un vaso de batidora, añadimos la cebolla bien picada, los pepinillos,la nata para cocinar y una pizca de sal. En este caso, he utilizado pepinillos pequeños, un puñado, como seis o siete, creo que son suficientes. Todo depende del gusto que le queráis dar, más o menos avinagrado.

Batimos todo con la batidora. Procurando que quede un crema compacta y sin grumos.

Paso 2: Atención, un consejo. De esta manera ya tendríais un paté para consumir en el momento, aunque un poco ligero, está riquísimo. Pero si queremos un paté consistente como los que podríais comprar en cualquier supermercado. Debemos cocer al baño María.

Añadimos el paté en el recipiente elegido, preferiblemente uno de cristal, que luego podremos utilizar para presentarlo en la mesa. Introducimos este en el horno caliente, lo colocamos dentro de otro recipiente con agua caliente, y horneamos a unos 180º durante 30 minutos. Pasado este tiempo comprobamos si el paté está listo. Si el paté se mueve como si fuera un flan, perfecto. Dejamos enfriar unas horas. Siempre es preferible prepararlo de un día para otro.

Sorbete de mandarina y menta

IMG-20130522-WA0020

(da 4 a 6 raciones)
(este sorbete no es muy dulce, por lo cual se puede servir como refrigerio con la comida o como un postre ligero)
¾ taza de azúcar, o al gusto
1 taza de agua
2 cucharadas de sirope
½ taza de menta fresca, picadita, mas 2 cucharadas para adornar
5 tiritas de cáscara de mandarina
3 tazas de jugo fresco de mandarina
3 a 4 cucharadas de jugo fresco de limón, o al gusto
1. Mezcle el azúcar, el agua y el sirope en una sartén y hiérvalo a fuego intenso hasta que tenga apariencia transparente, aproximadamente 2 o 3 minutos. Añada la ½ taza de hojas de menta y la cáscara de mandarina, tape la sartén y hierva a fuego lento durante 15 minutos para obtener una infusión. Cuele la mezcla, viértala en un recipiente y déjela refrescar.
2. Añada, mientras revuelve, los jugos de mandarina y de limón. Dele el punto añadiendo jugo de limón o azúcar, al gusto.
3. Congele la mezcla en una heladera, según las instrucciones del fabricante.

HIGADILLOS DE POLLO TRUFADOS A LA VAINILLA EN SALSA

0361-higaditos-de-pollo-guisados-xl-668x400x80xX

Higadillos
Trufa
Vainilla
Avellanas
Vinagre
Vino de crianza

Coges los higadillos y los limpias del todo.

Los haces en medallones o escalopines.

Los metes en un tarro con un poco de trufa en láminas entre los trozos.

Añades una vaina de vainilla fresca, en 4 trozos.

Pones al baño María durante 2 horas. Dejas enfriar.

Del frasco sacas el líquido que queda.

Lo pones en un cazo con las avellanas picadas.

Añades un chorro de vinagre de vino de crianza.

Reducir durante 30 minutos.

Pasas el resultado por un tamiz.

Aprietas para que salga el jugo de las avellanas (lo poco que salga).

Pones los higadillos sobre un plato, y añades la salsa por encima.

Decoras con coquitos de Brasil fritos en láminas, los palillos de vainilla, y un par de hojas de salvia fresca.